Raquel's Room

Monday, 19 November 2012

El nexo del nomada

Una de las mejores cosas de moverte por el mundo de un lugar a otro es poder conocer a los transeuntes que se van cruzando en tu camino. Nunca te cansas de escuchar sus historias o las razones de su viaje. Algunas son busquedas personales; otras estan cargadas de desencantos con pesonas o gobiernos y muchas son anhelos de aventura. Lo mas interesante es como se parecen entre si todos esos relatos. Franceses o Lituanos portan y aportan visiones muy diferentes del mundo en el que nos encontramos e indudablemente abren tu mente enriquecen tu conocimiento cultural sobre sus costumbres y habitos. El nexo del nomada es algo extragno, pero en territorio extranjero te une a personas que jamas habrias imaginado conocer y te ensegna a desarrollar un ser social mas cosmopolita y tolerante. Ese nexo es una herramienta casi imprescindible a la hora de abrirnos al mundo. La empatia humanistica es algo mas que la utopia romantica de los que sognamos con un mundo “outside the box”, libre de discursos disegnados para encasillarnos bajo la hegemonia de lo unidimensional. Hoy por hoy, salgamos de nuestras casas como turistas, estudiantes o como hombres y mujeres de negocios dispuestos a prosperar allende nuestas fronteras, no solo es basico aprender un idioma, sino que tambien hay que adquirir cierta aptitud y desarrollar empatia si queremos hacernos la vida mas facil. Para algunos, la connexion con todo lo que es ajeno, es mas expontanea, facil y natural que para otros, pero la mayoria tiene que forjarla y aprenderla, lo que require paciencia y disposicion a escuchar. Empresas multinacionales la imponen como asignatura obligatoria, y escogen a sus empleados basandose, no en un CV brillante lleno de estrellas, sino en el ADN de un individuo que demuestra aptitudes de desenvoltura en la aldea global. Al fin y al cabo, todos aprendemos a hacer fotocopias. Este es un momento tan bueno como otro cualquiera para dar las gracias a todas las personas que se cruzaron en mi camino y aportaron su granito de arena en el proceso de forjar mi mentalidad de exploradora y ciudadana del mundo. A todos los que fuistes jefes, profesores, compagneros de fatigas y fiestas, amigos que permaneceis o gente que paso y de cuyo nombre no puedo acordarme: Gracias por ensegnarme, por darme cobijo y compagnia, por dejarme quereros y por quererme, por hacer brillar la luz en los momentos oscuros y por enriquecer de forma impagable la fantastica aventura de conoceros y engrandar mi mundo.