Raquel's Room

Saturday, 14 April 2012

Happylandia

Hoy por hoy, la gente mas feliz de Europa no vive en la tierra de la pasta y espresos, ni en la fiesta y Pulpo a Feira, ni mucho menos en la de las baguettes y torres imposibles de metal. El lugar mas feliz del viejo continenete es un pequegno terrugno Escandinavo de poco mas de 5 millones de habitantes. Se de buena tinta que no son las calidas temperaturas lo que sube el barometro de la felicidad danesa. Llevo en happylandia mas de 7 meses y no es que exhume gozo por todos los poros de mi piel, pero puedo decir que la vida en el Norte, aunque carente de la pasion y mala leche que nos sobra en el Sur, tiene un tipo de calidad que no habia visto en ningun otro lugar hasta la fecha. Los lugaregnos aseguran que simpre estan a la cabeza en esto de se la gente mas contenta del continente porque sus aspiraciones y ambiciones personales y profesionales son bastate bajas, por lo que les resulta muy facil alcanzar sus metas. Es una buena teoria, pero no termina de convencerme. Personalmente creo que su modestia no les deja presumir abiertamente de un sistema en el que, aunque se dejan la mitad del sueldo en impuestos, responde en la misma medida, proporcionandoles seguridad, sanidad, educacion y mucha comodidad. No es que la gente vaya bailando a lo Gene Kelly bajo la nieve, pero en este lugar el refran se hace carne: a mal tiempo buena cara; no hay inviernos duros, solo ropa mala. Cierto que las temperaturas en Abril aun no suben de los 10 grados, pero tambien lo es que en invierno, a bajo 8, a los mas intrepidos les encanta bagnarse desnudos en el mar. Si, un café cuesta 5 euros, pero trabajnado 15 horas a la semana puedes pagarte el alquiler y la comida a fin de mes. O sea, las necesidades basicas se cubren tranquilamente sin mucho sudor, dejandote tiempo libre de sobra para cobijarte del frio en los cafes varipintos y acogederoes, cada uno con un estilo unico y un sabor diferente. Pero es un sistema humano y tambien tiene sus fallos. Ademas, la integracion es dificil para lo que llegan de fuera. Muy dificil, pero como suele decirse en el terreno de juego: Sin pena no hay Gloria. Estoy de acuerdo en eso de que el concepto de gloria es tan subjetivo como el de felicidad, pero amabas pueden alcanzarse y no son mutuamente excluyentes. No hace falta ponese drasticos y emigrar al Norte. Creo que uno es feliz haya donde este agusto y donde su Corazon y su mente se encuentren en sintonia. Eso no lo puede dar Dinamarca o Cuba, por mucho estado de bienestar que tenga una o sol y sabor que derroche la otra. Aunque suene a cliché de los baratos, el paraiso esta dentro de cada uno e nosotros. Solo hay que buscarlo y, una vez encontrado, luchar por implantarlo a gran escala en nuestra pequegna y familiar realidad. Al final del dia, el mapa de la felicidad apunta alla a donde cada cual encuentre su paz, por mucha encuesta que afirme lo contrario.