Raquel's Room

Friday, 8 June 2012

Hamlet (mundourense)

Desde mi mas tierna adolescencia soy fan de las obras de un famosisimo dramaturgo llamado William Shakespeare. Hamlet cayo por primera vez en mis manos cuando contaba con trece primaveras. Inicialmente, me dejo perpleja y confusa, pero despues de varias lecturas, logre interiorizar y memorizar su duda existencial, cayendo fascinada ante la trama y el dolor de un principe atormentado por la traicion y los celos. Este libro tiene un significado especial en mi vida. En la entrevista de admission para cursar Humnidades en la Universidad de Londres me mandaron escoger el libro que yo pensase definia la condicion del ser humano. Alli, sin darme mas tiempo para meditar o recapitular todas las coas que habia leido hasta la fecha, el principe Danes se vino a mi cabeza como la mejor opcion. Obviamente, mi entrevistadora quiso saber por que Hamlet, cuando la mayor parte de la gente habia respondido la Biblia o el Coran. Por que Shakespeare? Por que? No pordria responder en una lineas, pero a dia de hoy sigo pensando que fue una buena opcion. Hamlet reune en si muchos generos y se debate entre la idea de obedecer a sus impulsos naturales o dejar que la ley siga su curso y gobierne, aunque para ello quede ultrajada la reputacion de la verdad . Como hace nuestro entragnable caballero de la Triste Figura, Hamlet discierne en sus momentos de lucida locura entre lo mucho que hay de noble en lo que llamamos humano y cuan facilmente se tuerce y degenera. Todo ello deja abierta la eternal duda existencial de donde sale lo bueno y malo que hay en nosotros, devolviendonos una y otra vez al arbol de la ciencia de cuya unica raiz brotaban sus dipares e irreconciliables frutos. La cuestion es que despues de tantos angos siendo fan incondicional de este character de ficion, el Martes pasado, aprovechando la cantidad de dias festivos que tienen en este pais en Primavera, por fin visite el Castillo del Principe Danes. Situado en un idilico pueblecito no lejos de Copenague, Helsingorg no es como me lo esperaba. Me imaginaba un cuadro mas gotico. Claro que, despues de lo visto en los ultimos 8 meses, dudo que DInamarca ofrezca a un oscuro romantico el tipo de paisajes dramaticos por los que su alma pueda sentirse ansiosa. Lo mas oscuro que tienen aqui es el regaliz. Como si el Castillo de Hamlet no fuse suficiente reclamo turistico, las autoridades Danesas han decidido situar en el Puerto una version masculine de la famosa sirenita. Como dice un buen amigo mio, esta moderna escultura de un hombre suspirando por una mujer pez me recuerda mas al Terminator que nuca moria que a un enfermo de amor. Por cierto, leed el cuento porque Disney nos tiene a todos engagnados y yo no quiero aruinarle el final a nadie. Solo deciros que no creo que la sirenita quisese a su brillante caballero para que le diese compagnia. Me da que, como se las gastan aqui las feminas danesas, lo pondria fino y por eso lo colocaron a unos cuantos kilometros de distancia. Hasta aqui puedo leer. En fin. A pesar de un escenario que no me cuadra, Hamlet sigue siendo unos de mis libors favoritos. Su duda existencial nunca estuvo mas de moda que ahora, cuando nuestro mundo se debate ente ser y no ser. El precio a pagar por lo justo siempre nos pone al limite de nuestra humanidad. Y nuestra civilizacion tiene que tomar una decision transcendental.